Uncategorized

Top 10: los mejores videojuegos de carreras

estos son los mejores videojuegos de autos…

 

 

 

0

20. INDY 500

This ad will end in 13 seconds.

Papyrus son responsables de algunos de los mejores juegos de coches de todos los tiempos, pero fue con la introducción de Indianapolis 500: The Simulation en 1989 cuando David Kaemmer y Omar Khudari demostraron que realmente tenían lo que hacía falta para crear un simulador desafiante y rico en contenido, lleno de diversión. Indy 500 fue el primer juego que nos dejó configurar completamente el coche y cambiar opciones que realmente marcaban la diferencia en la experiencia de pilotaje.

19. RC PRO AM

A finales de los 80 conducíamos pequeños coches de juguete de radiocontrol en el clásico de culto de Rare para NES. Vale que las físicas de los coches no se podían comparar con las de Indy 500 o Stunt Car Racer, pero a nadie le importaba. Considerando su equilibrio justo, adictivo y muy bien afinado entre agarre, velocidad y toma de curvas, RC Pro-Am sigue siendo uno de los juegos de carreras mejor hechos de todos los tiempos.

18. NEED FOR SPEED UNDERGROUND

Puede que la serie Need for Speed haya dado lugar a decenas de entregas a estas alturas, pero la mayoría de los fans, si tuvieran que quedarse con una entrega, elegirían sin dudarlo el Underground de Black Box. El juego surfeó en la ola de A Todo Gas con unas carreras callejeras nocturnas y una colección de coches ‘tuneables’ de las mejores de la serie. Cierto es que la inteligencia artificial de los rivales no era para tirar cohetes, pero por lo demás era calidad pura y dura, desde los gráficos hasta el manejo arcade y la presentación.

17. DIRT 2

El muy capaz equipo de desarrolladores de coches de Codemasters ha tenido algunos altibajos en cuestión de calidad últimamente. La serie Formula 1 ha variado entre bueno y pasable, mientras que Grid 2 quedó como una de las grandes decepciones del año pasado, y Dirt 3 no era tan bueno como su predecesor. Pero no hay por qué avergonzarse, pues Colin McRae Dirt 2 sigue siendo el mejor juego de rallies de la historia y el mejor juego de Codemasters en la generación que se despide. Mezclaron la polvorienta simulación sobre grava de los anteriores Colin McRae con una presentación al estilo X-Games. El corte desenfadado de las carreras y su gran calidad derivaron en una experiencia increíblemente divertida. Saltamos desde Baja Racing hasta Rallycross, Hillclimb o unos retos de rally más tradicionales, con unas físicas en los coches que era una deliciosa fusión entre locura arcade y una perfecta simulación de la fricción.

16. GRAND PRIX 4

La guerra de los simuladores entre Geoff Crammond de Microprose y David Kaemmer de Papyrus llevaba ya más de una década sin cesar cuando llegó el cambio de siglo. Las hostilidades alcanzaron su punto de ebullición cuando Crammond lanzó la cuarta y mejor entrega de la aclamada serie Grand Prix. Nunca antes habíamos visto simulación de la F1 a este nivel, y quien diga que Grand Prix 4 era una mera actualización gráfica respecto a su antecesor, es que no le echó tantas horas como nosotros.

15. BURNOUT PARADISE

Tras tres títulos muy populares y adictivos, el estudio británico Criterion Games parió uno de los juegos de carreras mejor hechos que hay. Paradise abría las lineales y limitadas ciudades de carreras de los anteriores Burnout y nos dejaba rodar libremente por Paradise City. El modo en solitario era tan desafiante como cuidado, pero fue cuando Criterion abrió por fin las puertas al mundo online que realmente vivimos de qué iba este juego. Pasar a toda pastilla por las carreteras de montaña con un depósito lleno de nitro y un par de amigos dándote voces y pisándote los talones era una experiencia que muy pocos podían igualar. De hecho, todavía hoy lo jugamos y por eso Burnout Paradise sube hasta el puesto 15 en nuestro top.

14. F-ZERO GX

¿Es el juego de carreras más difícil y exigente de la historia? Si no lo es, la mítica colaboración entre Nintendo y SEGA para GameCube (y recreativas) está muy cerca. Aunque fuera enormemente desafiante y pudiera sacarte de tus casillas, también era muy justo y adictivo. Las velocidades que alcanzábamos hacían que pareciera que estuviéramos viajando en el tiempo en lugar de flotando con futuristas pedazos de metal. Su diseño de niveles sigue estando entre los mejores del sub-género de la velocidad futurista. Seguimos esperando una nueva entrega, pero con un remake HD y online para Wii U también nos contentamos.

13. INDYCAR II

David Kaemmer y su equipo de Papyrus habían estado entrenando antes de la temporada de 1995, y el resultado fue sin duda el mejor simulador de conducción producido por el estudio hasta la fecha. Nunca antes había existido un título del género con una comunidad tan dedicada y tantísimos ‘mods’. De hecho, todavía hoy es popular en algunos círculos de ‘modding’, y pese a su baja resolución sigue siendo divertido. Sus físicas de neumáticos y el brillante sistema para modificar los bólidos lo ponen a mitad de tabla de nuestro top 20.

12. TOCA 2

El primer Touring Car de Codemasters estaba basado en el cercano circuito británico y no vendió nada mal. Todo, desde los gráficos hasta las físicas del coche, era de primer nivel. Las físicas de los neumáticos, no obstante, estaban lejos de la perfección, y muchos se quejaban porque era fácil patinar y salirse del asfalto. Esta queja quedó completamente atendida en la genial segunda parte, en la que se puso muchísimo trabajo en la conducción y en la reacción de los neumáticos ante la transferencia de pesos. Así quedó un juego de carreras mucho más refinado, con una sabrosa mezcla de simulación y accesibilidad. La sensación de conducción que proporcionaba Toca 2 se adelantaba bastante a su tiempo, y de hecho a Codemasters le costaría más adelante recuperar un equilibrio tan maravilloso. Algo tan sencillo como poder sentir cuáles de los cuatro neumáticos estaban agarrando incluso cuando jugabas con un teclado lo dice todo.

11. MARIO KART 64

Super Mario Kart fue una joya que definió un género. Para estar a la altura, Nintendo tenía que hacer algo muy especial. Gracias a una ingeniosa solución gráfica para la época, con la que todos los conductores y sus karts estaban pre-renderizados en sprites 2D en lugar de modelados con polígonos reales (algo que dio margen para circuitos más largos, más karts en pantalla y mejor framerate), Mario Kart 64 terminó resultando incluso más memorable que su predecesor y el que mejores momentos ha dado a sus fans frente al mismo televisor con la pantalla partida en cuatro. El modo Batalla de esta entrega se mantiene como uno de los mejores inventos de Nintendo, y nunca olvidaremos los reñidos piques dentro del castillo de Bowser.

Artículo anteriorSiguiente artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *